Monday, March 27, 2017

Rodríguez le pide a Muñoz ratificar sus palabras en La Haya y no en los medios

El agente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, informó este lunes que tras su llegada a Bolivia visitó el Silala en el marco de preparar una defensa por la demanda presentada por Chile.

Tras una reunión con el presidente Evo Morales, el ministro de la Presidencia, René Martínez y autoridades del poder Ejecutivo y Legislativo, el agente boliviano solicitó también al canciller de Chile, Heraldo Muñoz, ratificar sus palabras ante los tribunos de La Haya y no sólo hablar por los medios de comunicación.

"Las autoridades visitan el Silala y debo comentar que he visitado el Silala hace un par de días y eso es parte del trabajo que nos toca cumplir", aseguró Rodríguez en conferencia de prensa, desde La Paz.

Argumentó que Bolivia en la zona tiene un equipo de científicos que regularmente realizan trabajos técnicos.

"A mí me parece normal que los ciudadanos visiten el área que está en disputa, no encuentro ningún problema que el canciller Muñoz o el canciller Huanacuni lo hagan, es más celebro que las autoridades principales que hacen parte de los equipos jurídicos estén en el Silala", complementó el agente boliviano.

El 20 de marzo, el jefe de la diplomacia chilena visitó el Silala en un clima de tensión por la detención de nueve bolivianos en Colchane, frontera Bolivia- Chile, y ratificó que las aguas que emergen en territorio boliviano "son un río".

Al respecto Rodríguez Veltzé resto importancia a las palabras que el Canciller chileno pueda manifestar abiertamente y le pidió que "traduzca sus argumentos jurídicos ante un Tribunal ( de la CIJ), eso es lo que cuenta", dijo.

"Reitero por enésima vez que los casos que Bolivia tienen se deliberan o se argumentan y de debaten ante la Corte y no ante los medios", concluyó Eduardo Rodríguez Veltzé que es agente de Bolivia ante La Haya en los dos casos, el marítimo y la demanda interpuesta por Chile sobre las aguas del Silala.

Friday, March 24, 2017

Silala: Brotons dice que aspectos geológicos e hídricos son fundamentales para contramemoria

El abogado español del equipo jurídico de Bolivia, Antonio Remiro Brotons, dijo el viernes, en la ciudad de La Paz, que los aspectos geológicos e hídricos son fundamentales para la contramemoria boliviana en el caso del manantial Silala.

"El análisis jurídico está en cierto modo condicionado fuertemente por las conclusiones a las que se llegue en los exámenes de carácter geológico e hídrico, que identifiquen finalmente la auténtica naturaleza y ubicación de las aguas del Silala", explicó a los periodistas.

Bolivia deberá presentar su contramemoria en la demanda por las aguas del Silala ante la CIJ de La Haya hasta el 3 de julio de 2018, mientras Chile deberá presentar su memoria hasta el 3 de julio de 2017.

En junio del año pasado, Chile presentó una demanda ante la CIJ contra Bolivia por el uso de las aguas del Silala.

Esas aguas para los chilenos provienen de un río internacional; para Bolivia son manantiales nacientes en su territorio y cuyo flujo se desvió artificialmente hacia el vecino país.

"Yo quiero un mar": la canción que hizo boliviano a un chileno

Era un sábado en la tarde de 1962 en el patio del Colegio Don Bosco de la ciudad de La Paz. El padre Ariano, profesor de música que también estaba a cargo de la banda del colegio, reunió a los chicos de los tres cursos de segundo de secundaria y los subió al teatro del colegio, un gran salón que estaba en el segundo piso, sobre la parroquia. Ya en el lugar, un profesor tomó una guitarra, otro se sentó al piano antiguo que estaba en el lugar y el padre Ariano agarró su saxofón.

El religioso pidió a los chicos sacar los papeles con la letra de la canción que les había entregado semanas antes, curso por curso, y que comenzaran a cantar siguiendo la música...

"Yo quiero un mar, un mar azul para Bolivia y quiero igual su corazón aprisionado...”, decían las primeras estrofas de esa canción que el médico Armando Valdez hoy, 55 años después, vuelve a entonar con emoción y nostalgia. Él estaba entre esos chiquillos de 11 y 12 años que cantaron por primera vez el vals Yo quiero un mar, la composición del chileno Pedro Telmo Caicano para Bolivia.

"No sabíamos de quién era la canción, sólo la entonamos con mucha emoción, al menos yo porque pese a que éramos casi niños conocíamos la historia de que Chile nos había arrebatado el mar, nuestro territorio”, recuerda el médico que ahora vive en Santa Cruz.

Durante más de un mes los chicos del Don Bosco practicaron la canción. "El padre Ariano logró grabar la canción en una casetera enorme, nos la hizo escuchar y no supimos más, luego vimos que se volvió muy popular”, recuerda Valdez.

"Pero han modificado, estilizado la música. Cada persona que la cantó la modificó en los tonos. Le pusieron tonos más altos, no mantuvieron la estética de la pieza”, añade el médico.

El historiador Pablo Michel señala que la canción del chileno Caicano se la grabó en Bolivia a inicios de los 60 en La Paz, con el coro de niños del Colegio Don Bosco y la participación de una "pequeña orquesta profesional”.

"Durante 1979, año del centenario de la pérdida del Litoral, se la difundió muchísimo”, continúa Pablo Michel.

Es que el vals Yo quiero un mar se ha convertido en un dulce himno que todos los bolivianos han entonado alguna vez; sin embargo, muy poco se sabe de su compositor, el chileno Pedro Telmo Caicano.

Castigado

Los que se conoce de Caicano es que nació en Concepción, Chile, en 1939, y que por alguna razón llegó a Bolivia para dedicarse al trabajo minero, en la mina Caracoles del departamento de La Paz, donde compuso la canción.

"Vivió en la mina Caracoles, donde llegó a adoptar a Bolivia como su país. Él ayudó a grabar la canción y a raíz de esto en Chile le quitaron la nacionalidad”, señala el historiador Pablo Michel.

Sí, este chileno que seguramente reflejó el sentimiento de muchos bolivianos en los versos de su composición fue rechazado por su país cuando su composición se hizo pública en Bolivia y le fue arrebatada su nacionalidad; sin embargo, inmediatamente él abrazó la boliviana y murió como tal en La Paz, en 1984.

"La canción marcó una generación en la que me incluyo”, expresa Pablo Michel.

Claro, porque en la época en que se comenzó a difundir el vals, en las décadas de los 60 y 70, además de recordarse los 100 años de la pérdida del Litoral -tras la Guerra del Pacífico (1870-1883)-, Bolivia había roto relaciones diplomáticas con Chile (1962) a consecuencia del desvío de las aguas del río Lauca por parte del Estado chileno.

En el país se organizaban desfiles patrioteros y una serie de expresiones incluso antichilenas.

En ese escenario, el 10 de marzo de 1966, la Fuerza Naval lanzó en toda la nación una cruzada por el mar llamada "Un buque para Bolivia” con el objetivo de realizar una colecta pública a través de la cual se buscaba reunir la suma de dinero suficiente para la compra de un barco "de capacidad regular para el transporte de minerales bolivianos a Europa y otros continentes”.

Los alumnos de entonces del colegio Don Bosco recuerdan que salieron a vender banderines y escarapelas para contribuir a la colecta, que recaudó 500 mil dólares americanos, como consta en la Resolución 136457.

"Autorízase al Comando de la Fuerza Naval del Ejército la adquisición de un buque de la Fuerza Naval Argentina por el precio de quinientos mil dólares americanos ($US 500.000), para cuyo pago se destina el total de las recaudaciones efectuadas en colecta pública que se hallan depositadas en la cuenta Un Buque para Bolivia, abierta en el Banco Central de Bolivia y las que se obtengan con futuras colectas”.



Autor: Pedro Telmo Caicano

Yo quiero un mar



Yo quiero un mar,
un mar azul para Bolivia
y quiero igual
su corazón aprisionado,
risas y llanto de mi pasado
y esta canción de enamorado
yo quiero un mar
un mar azul
para Bolivia
Tiempo feliz de mi niñez
que nunca olvido
recuerdos que en mi existir
están grabados.
Con la esperanza
de una sonrisa
y una caricia
de fresca brisa.
Yo quiero un mar
Un mar azul Para Bolivia...


Video El mundo y los propios chilenos piden mar para Bolivia

Abogado dice que Chile debe negociar por su reputación


El abogado español Antonio Remiro Brotons, que asesora a Bolivia en el juicio contra Chile en la Corte de La Haya, dijo hoy que si hay un fallo favorable a la demanda marítima boliviana el Gobierno del país austral tendrá que sentarse a negociar o su reputación internacional quedará afectada.


"Chile es uno de los (países) de este continente que se jacta de tener reputación, pues perdería su reputación si después de haber declarado la Corte que tiene que negociar, no lo hiciera", dijo el abogado en una entrevista con la radio estatal Patria Nueva.


Bolivia ha pedido a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que se obligue a Chile a negociar en firme sobre su reclamo de tener una restitución del acceso al Pacífico, tras la pérdida de territorio sufrida en una guerra del siglo XIX.


El pasado martes, Bolivia presentó ante el tribunal una réplica jurídica para responder a los argumentos de parte de Chile que son contrarios a la petición del Gobierno del país andino.


Ahora el Gobierno de Chile tiene hasta el 21 de septiembre para presentar su dúplica escrita.


El letrado español estimó que en marzo del año que viene podrán comenzar las audiencias orales en la CIJ y "a finales del año 2018 puede haber sentencia".


Si la sentencia acepta el primer punto del petitorio boliviano, "la Corte declarará que Chile está obligado a negociar de buena fe un acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico", explicó el abogado, que se encuentra de visita en La Paz para asistir a los actos y desfiles de estos días a favor de la demanda marítima.


"El principio de buena fe implica que las partes no pueden simplemente decir 'no' a cualquier propuesta de la otra (...), sino que han de atender a las propuestas de la otra parte, motivar, en su caso, el porqué no las pueden aceptar, y ofrecer contrapropuestas", sostuvo el letrado español.


El fallo de la Corte será "firme y definitivo" y, por tanto, Chile "podrá dilatar" la negociación, pero si no se sienta a la mesa implicará que estaría "incumpliendo una obligación que ha sido declarada judicialmente", agregó.


El abogado internacional, en concordancia con el discurso expresado el jueves por el presidente Evo Morales donde pedía entendimiento entre los países, también resaltó la importancia de "crear una atmósfera favorable a la negociación".


"Todos tenemos en nuestra historia muchos cadáveres en nuestro armario, tenemos que enterrarlos definitivamente, darles paz y buscar nuestro futuro en términos de armonía, de interés común y de ventajas recíprocas", expresó.

En la guerra del Pacífico, Bolivia perdió 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros lineales de costa.
Debido a la controversia por el reclamo boliviano, ambos países no tienen relaciones a nivel de embajadores desde 1962, salvo un breve paréntesis entre 1975 y 1978.