Wednesday, May 24, 2017

Video Más de un millar de Libros del Mar ya están en cinco ciudades de Chile



A la fecha, más de un millar de Libros del Mar —el texto que reúne los detalles de la invasión chilena, los compromisos de La Moneda para resolver la controversia marítima y el proceso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) —, han pasado la frontera y llegado hasta cinco ciudades del vecino país.

La Casa Bolïvar, un colectivo chileno que es parte del proyecto político denominado Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez, se encarga de llevar y promocionar el texto en sectores académicos, políticos y sociales de Chile.

“La iniciativa de repartir el Libro del Mar viene siendo trabajada desde hace bastante tiempo, pero su inicio formal se realizó, creo, en la visita del canciller Choquehuanca hiciera a Chile en respuesta a nuestra invitación. Básicamente hemos repartido en Arica, La Serena, Valparaíso, Santiago y Puerto Montt”, indicó el director de ese colectivo, Roberto Muñoz, en un contacto con La Razón Digital.

El 30 de octubre de 2015, el entonces canciller boliviano David Choquehuanca llegó al centro de Santiago para hablar del vivir bien, paradigma del gobierno del presidente Evo Morales, y el centenario diferendo marítimo que Bolivia sostiene con Chile.

El banner de la convocatoria a la charla que dictó Choquehuanca en 2015.

Esa fue la ocasión a la que hace referencia Muñoz y que fue el detonante de esta cruzada que hoy ha cobrado fuerza tras un inédito veto de La Moneda al texto.

“No damos abasto para responder a la inquietud de los ciudadanos chilenos de querer conocer el Libro del Mar”, había dicho Muñoz a principios de mayo luego de que autoridades educativas chilenas iniciaran un proceso a personeros del colegio Carlos Condell de la Haza de la costera La Serena por distribuir 45 ejemplares del texto boliviano.

El Ministerio chileno de Educación abrió una investigación sumaria para determinar responsabilidades en ese colegio municipal ubicado a 500 kilómetros al norte de Santiago de Chile. Muñoz desveló que el ideólogo de esta iniciativa, Alfonso Ossandón, “fue despedido de su trabajo”.

“Hay amenazas tanto en Facebook como en su casa. Pero es algo que sabremos enfrentar”, sostuvo.

Antes, Chile había proscrito el texto en dos oportunidades. El primer veto se registró el 9 de febrero de 2016, cuando autoridades chilenas prohibieron la distribución de 200 ejemplares del texto en la feria del libro de La Serena. Luego, el 12 de febrero del mismo año, funcionarios de la Aduana de Chile restringieron la entrega del libro en la frontera.

No obstante, Casa Bolívar está firme en la labor de difusión del documento boliviano “en actividades de carácter solidario con Bolivia, en actos de la izquierda o eventos culturales y de información”, relata Muñoz.


El Libro del Mar se distribuye, por ejemplo en La Serena, “como expresión de solidaridad con la demanda boliviana bien, ya que en una ciudad muy conservadora estamos haciendo presencia de manera fuerte”.

En una reciente entrega de tres textos a la Universidad de La Serena, los estudiantes consideraron que “para ellos era importante dar un debate más profundo al margen de toda polémica sobre dicha publicación”.

La demanda marítima no es ajena en el vecino país, más desde 2013 cuando Bolivia demandó a Chile ante la CIJ para que cumpla con los compromisos asumidos a lo largo de la historia de entregar un acceso soberano al Pacífico.

De hecho, el 18 de mayo y en pleno Archivo Nacional de Chile, en Santiago, tres expertos en política internacional protagonizaron un conversatorio relacionado a la demanda marítima boliviana, su “perspectiva historiográfica” y la influencia del presidente Evo Morales en el proceso.

El Jefe del Estado boliviano considera que La Moneda teme a que los chilenos formen criterio propio sobre el asunto. (24/05/2017)

1 comment:

  1. Jorge Edgar Zambrana JimenezJune 13, 2017 at 7:14 AM

    El Ing. Jorge Edgar Zambrana Jimenez hace notar todo lo siguiente :
    Evidentemente Chile le ha robado su litoral a Bolivia, PERO no son 400 Km. ni 120.000 Km², sino son 297 kilómetros y 90.000 km² de territorio, ya que los gobiernos de Melgarejo y Frias regalaron, escandalosa y falazmente a Chile 183 kilómetros de costa mediante los fraudulentos tratados de 1866 y 1874 que fijaron el nuevo límite en el paralelo 24°, obsequiando sin ningún motivo a Chile un grado y medio geográficos entre dicho paralelo y el río Salado, 25°28’, que era el límite cuando Bolivia nació a la vida, de acuerdo al Uti Possidetis Juris.
    La cancillería boliviana y el “libro del mar” están difundiendo que Bolivia ha perdido una costa de 400 kilómetros, lo que es erróneo. Los bolivianos jamás olvidaremos que al nacer a la vida poseíamos nuestra extensa costa de 480 Km. con legítimos derechos desde el río Salado en 25°28’ hasta la desembocadura del río Loa en 21°25’, lo cual ningún “tratado” podrá negarlo graciosamente. Los máximos responsables de la donación gratuita del territorio entre los paralelos 25°28’ al 24° son los corruptos mandatarios Mariano Melgarejo y Mariano Donato Muñoz, representantes de los latifundistas bolivianos que gobernaron hasta 1952 y que mantuvieron la falta de una fuerte estructura nacional, que fue aprovechado por Chile para mantener desde 1857 ocupados los puertos del litoral boliviano por la marina de guerra chilena e invadirnos militarmente en 1879 y arrebatarnos el resto de nuestro litoral, con la venia de la ideología señorial y racista anti-indio más la participación a favor de Chile del imperio británico. Los hacendados bolivianos preferían mantener a toda costa sus feudos comunales viviendo montados en sus pongos, en vez de explotar los ricos yacimientos de guano, salitre y plata del litoral boliviano que eran usurpados por la oligarquía chilena, ante la mirada de palco de los militares bolivianos.

    ReplyDelete